La nueva Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid y la crisis

La nueva Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid y la crisis

La nueva Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid relaja las condiciones para proteger edificios y yacimientos.

Según cuenta el recomendable artículo “La ciudad descatalogada” de El Pais , los habitantes de esa comunidad se enfrentan a una posible pérdida irrecuperable de su patrimonio construído.

Con la coartada de la crisis y el caramelo envenenado de la creación de puestos de trabajo o de la revitalización de la muy maltrecha economía, se están pisoteando muchas de las normas y leyes que hacían de este pais un lugar donde el urbanismo empezaba a pensar en el bienestar de la mayoría y no en el provecho de unos pocos.

La Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid se viene a sumar a otra noticia no más preocupante en la misma dirección, ya de ámbito estatal, la modificación de la Ley de Costas para reducir de 100 a 20 metros la franja de protección del litoral.

Desde el blog queremos hacer una llamada de atención, tenemos que pensar que cualquier actuación en el ámbito urbanístico, cualquiera, pervivirá en el tiempo casi para siempre. Un error puntual, un Algarrobico, quizás tenga solución pero una norma generalizada NO la tiene. Si destruyes el patrimonio es imposible recuperarlo después. Si permites construir a 20 metros de la costa tus hijos, tus nietos, tus bisnietos van a heredar construcciones a 20 metros de la costa. La crisis durará 5 o 10 o 20 años, da igual, esas construcciones durarán para siempre.

Estamos profundamente en contra de un modelo de crecimiento que facilita la instalación de un Eurovegas modificando la Ley Antitabaco para que eso ocurra, pero esa ley puede ser más o menos fácil de revertir o minimizar.

La destrucción del Patrimonio es IRREVERSIBLE.

Los planteamientos urbanísticos erróneos se pagan durante muchs generaciones.

 

* En la imagen, la Estación de Pennsylvania de Nueva York, cuya demolición en el año 1963 y las protestas que esto provocó, hizo que se crearan nuevas normas en la ciudad para la preservación del patrimonio.