calificacion energetica etiqueta españa edifcio eficiente emisiones co2 ahorro energia

Certificación Energética. Cómo ahorrar en la factura de calefacción.

La calificación energética supondrá un revulsivo a la hora de mejorar la eficiencia de los edificios, con consecuencias directas en la factura anual de calefacción y climatización.

Desde el 1 de junio está en vigor en España la obligatoriedad de expedir un certificado de eficiencia energética para los edificios o unidades de éstos que se construyan, vendan o alquilen.

La semana pasada asistimos a un curso que nos enseña a manejar el programa informático necesario para calcular y expedir los certificados de eficiencia energética. En La Urbana estamos ahora capacitados para ello.

Además el programa permite introducir una serie de mejoras posibles y calcular el ahorro en calefacción que esa mejora supondría para el edificio, lo que nos parece realmente interesante y revelador y supone un argumento de mucho peso (el económico) a la hora de convencer a nuestros clientes de las ventajas de la arquitectura pasiva, la que casi no necesita energía para su acondicionamiento y confort.

Lo que nos llamó la atención y es un aspecto sobre el que queremos incidir en este artículo es la confusión que la propia calificación energética supone, y que a nuestro entender, y al entender de los técnicos especialistas que impartían el curso, supone un defecto a tener en cuenta en una medida que entendemos importantísima y fundamental para conseguir edificios eficientes y una sociedad más sostenible.

La letra que resulta de la calificación y que es el dato que la inmensa mayoría de la sociedad va a identificar no refleja la eficiencia energética de los edificios. NO.

La letra refleja la cantidad de emisiones de CO2 que emite el edificio. Se premia sobre todo el uso de energía renovable en vez del consumo en sí mismo de energía. Es decir, que se puede obtener una mejor calificación (una letra más alta) si tienes una casa muy mal aislada y por tanto consumes mucho pero tu sistema de calefacción es una caldera de biomasa que si tienes una casa super bien aislada pero tus radiadores son eléctricos.

Creemos que es muchísimo más deseable consumir poco, gastar poca energía (prinicipio fundamental de la arquitectura pasiva) que necesitar mucha energía aunque esa energía sea muy renovable. Porque por muy renovable que sea, una caldera de biomasa siempre necesitará que se talen unos árboles, que se transporten los pellets en camiones, etc…

No sólo lo creemos nosotros, sino que en Europa a partir del año 2020 (parece lejano pero no queda tanto) será obligatorio que los edificios tengan un consumo casi nulo. Esto es arquitectura pasiva. Ya hablamos de ella al final del artículo sobre una vivenda en contenedores marítimos. Y esto se consigue con mucho aislamiento, buena orientación, estudio de los huecos, del soleamiento, de las características climatológicas del lugar y de los sistemas constructivos que se empleen en la construcción.

El aislamiento es la familia de materiales que menos suponen en la factura final de la construcción de un inmueble y que más eficientes resultan en el consumo de energía, a la hora pues de ahorrar en calefacción.

La buena noticia es que aunque la letra final no refleje exactamente la eficicencia energética del edificio, sí que desglosa y califica el CONSUMO DE ENERGÍA ANUAL. Tendremos ese dato, y podremos proponer armas para mejorarlo.

Y el cliente o propietario que no sólo quiera el papel para pasar el trámite, si no que realmente desee ahorrar año a año en calefacción, tendrá una herramienta muy útil a su disposición.

calificacion energetica etiqueta españa edifcio eficiente emisiones co2 ahorro energia