Parque Gezi, turquía, estambul, protestas, vista aérea, patrimonio, especulación

Una casa en Vilagarcía y un parque en Estambul

Dos actuaciones muy dispares en su concepto y lugar pero relacionadas entre sí por basarse en la defensa popular del patrimonio propio y de los espacios públicos contra la especulación.

En este blog hemos reflexionado ya varias veces acerca de la conservación del patrimonio, con ejemplos como el del High Line Park de Nueva York y opiniones acerca de leyes como en el artículo como la nueva ley de patrimonio de la Comunidad de Madrid

Este sábado en la edición de Arosa del periódico La Voz de Galicia podíamos leer dos noticias que de alguna manera podemos encuadrar dentro de un mismo denominador común, la defensa popular del patrimonio propio y de los espacios públicos contra la especulación:

En Vilagarcía de Arousa la arquitecta Idoia Camiruaga ha iniciado una campaña en change.org destinada a salvar la Casa Becerra, una vivienda unifamiliar de los años 30 encuadrada dentro del Movimiento Moderno, puesto que se pretendía su descatalogación para su posterior demolición. La noticia es que se ha conseguido el medio millar de firmas (entre las que está la que suscribe) necesarias para la paralización del proceso.

En el blog Xardíns históricos de Galicia Ricardo Varela firma un completo artículo sobre la edificación y su jardín, del que ya han desaparecido talados varios de sus árboles, y se pregunta como es posible que a pesar de que la Ley marca que los Poderes Públicos tienen la obligación de preservar, mantener y aumentar el legado patrimonial, se estén dando pasos hacia el camino contrario.

El artículo de La Voz de Galicia decía:

Hace un par de semanas, el alcalde de Vilagarcía, Tomás Fole (PP), se refería a la descatalogación de la Casa de Becerra en términos de un problema de discrepancias entre técnicos para zanjar la cuestión, anunciando que el gobierno local continuará con el trámite que retirará su protección a la vivienda, para a la postre ser demolida.

Aceptando la mayor, no cabe duda de que la mayor parte de las opiniones autorizadas al respecto parecen decantarse del lado de la conservación del edificio, datado en 1939, como una de las escasas supervivencias del primer Movimiento Moderno en Galicia. La campaña impulsada por la arquitecta Idoia Camiruaga en la web change.org ha conseguido superar en unos días el medio millar de firmas que solicitan del Concello la paralización del proceso y una correcta protección del conjunto.

En un artículo anterior leíamos las referidas declaraciones del alcalde:

«Respeto la opinión del colegio de arquitectos, pero aquí se ha dado la opinión de una oficina técnica en la que también hay arquitectos y entiendo que hay temas que van a la comisión de patrimonio y que las discrepancias están ahí», argumentó Fole para aventurar que, tal vez, «el colegio quizás no haya tenido en cuenta factores políticos, sociales y económicos, ni la repercusión urbanística o de utilidad para el Concello». Su respuesta definitiva: «No».

Fernando Agrasar, director de la Escuela de Arquitectura de A Coruña en su artículo de opinión titulado “El Patrimonio Devastado” añade:

La Casa Becerra, situada en el Barrio da Prosperidade de Vilagarcía de Arousa, es un modesto y significativo ejemplo de arquitectura de la primera modernidad. Esta pequeña superviviente de un patrimonio devastado, proyectada por Juan Argenti Navajas en 1939, muestra con elocuencia la fuerza con la que irrumpió la modernidad arquitectónica en los años de la Segunda República. La represión antimoderna franquista y el escaso rigor en la protección de la arquitectura de este período convierten a las escasas piezas existentes en elementos que deben ser preservados por sus valores artísiticos, históricos y testimoniales.

La hermosa composición de la Casa Becerra y su clara filiación moderna, la convierten en el valioso testimonio de una época. Su desaparición o transformación empobrecerá significativamente el legado patrimonial de la ciudad de Vilagarcía.

2scale.php

scale.php

casa becerra, movimiento moderno, vilagarcia de arousa, descatalogacion, patrimonio

Es alentador que se haya podido paralizar, al menos por ahora, la descatalogación de la Casa Becerra, pero parece increíble que a estas alturas se esté planteando la demolición de elementos de un patrimonio que no sólo es de piedra y teja, y que en el siglo XX también alumbró arquitecturas merecedoras de ser conservadas.

En Estambul leíamos que el Gobierno turco cede a las protestas y no impondrá sus planes sobre el Parque Gezi. El problema de los altercados en Turquía es demasiado complejo para tratarlo aquí y reducirlo a las meras protestas contra la especulación urbanística, pero lo cierto es que todo empieza así, las protestas surgen porque el gobierno pretende destruir un pequeño parque al lado de la céntrica plaza Taksim para construir un centro comercial.

 

Hasta los años 40 en el parque había un cuartel militar construido en el siglo XVIII por el Imperio Otomano y ahora el Ayuntamiento, en manos del AKP de Erdogan, quiere reconstruir el edificio y acondicionar el espacio para que acoja cafeterías, un museo y un centro comercial. Las obras, que prevén arrasar por completo el parque y sus 600 árboles, son impulsadas en el marco de la remodelación de la plaza Taksim, pero sus críticos denuncian que las autoridades no han contado nunca con la opinión de los vecinos y que el proyecto fue rechazado por la comisión municipal, que solo autorizó construir un túnel bajo la plaza.

Recomendamos la lectura del artículo del blog Arquine donde reflexionan acerca de cómo la ciudad y el espacio público son soporte para el disenso y la discusión, “es precisamente la conciencia ciudadana sobre poder elegir como usar su ciudad, de ser libres de poder manifestarse, de no estar de acuerdo, de asimilarlo y hacerlo suyo, empoderándolo y manifestado cariño por el espacio y la ciudad.”

Las protestas se inician como respuesta a la ejecución de un proyecto urbano que pretende la remodelación de una céntrica plaza de la ciudad, para permitir la construcción de un centro comercial cuya imagen trataba de recuperar un edificio de corte clásico desaparecido tiempo atrás. Además, y al parecer, el hecho no tiene un circunstancia menor, pues el espacio estaría además asociado simbólicamente a la izquierda turca, que la utiliza ocasionalmente como espacio de protesta. Así, en apariencia, la intención del proyecto no contendría sólo un proceso de gentrificación, sino que, bajo cierta óptica, es visto como un intento de modificación y destrucción de un lugar símbolico que no controlan. Tal y como apunta el blog Architizer: “los detractores del centro comercial también ven la destrucción del espacio público verde en favor de un desarrollo cada vez más comercializado como un ataque directo a la idea de democracia”, donde la plaza es sustituida como escenario de protesta y transformada en un mero fenómeno de consumo – el proyecto plantea toda la plaza como un soporte comercial –, con una imagen muy determinada de lo que debe ofrecer el centro de la ciudad al turista/consumista a costa incluso de modificar y reconstruir la historia.

La noticia en este caso es que despues de varios días de enfrentamientos el Gobierno parece que da marcha atrás y cede a alguna de las reclamaciones de los manifestantes.

La oferta de celebrar una consulta sobre la remodelación del parque es una de las pocas concesiones que las autoridades han hecho públicamente tras días de firme retórica de Erdogan rechazando dar marcha atrás. Celik dio pocos detalles de cómo se llevará a cabo la consulta, diciendo que o se celebraría en Estambul o sólo en el distrito en el que está Taksim.

En un breve comunicado, este colectivo dijo que Erdogan los había escuchado, asegurando que el parque no será tocado hasta la decisión judicial, que se convocaría un referendo y que ha comenzado una investigación sobre los responsables de los abusos durante la represión de las protestas.

 

Parque Gezi, turquía, estambul, protestas, vista aérea, patrimonio, especulación

Vista aérea del Parque Gezi

Parque Gezi, turquía, estambul, protestas, vista aérea, patrimonio, especulación, propuesta render, centro comercial

Proyecto para un centro comercial en el parque Gezi

Protestas en el Parque Gezi

Protestas en el Parque Gezi

Veremos como acaban estos dos movimientos que tienen su base en la defensa desde el anonimato contra la especulación. Sabemos que es un poco peregrino unirlos en un mismo post, pero nos llamó la atención leer el mismo día en el mismo periódico que ambas campañas empezaban a dar sus frutos.

Como apunte curioso decir que en el mismo diario leíamos otras cuatro noticias que no podemos dejar de relacionar entre sí, y que dicen mucho de cómo está este pais últimamente:  hablaban sobre el ex-presidente de la patronal,  que lleva ya en la cárcel algún tiempo, y al que se le ha unido su amigo el ex-director de una de las más importantes entidades bancarias del pais, otra comentaba los cobros exagerados de un miembro de la familia real desde su organización sin ánimo de lucro y por último descubríamos que el ex-tesorero del partido actualmente en el gobierno escondía varios millones de euros en una segunda cuenta en Suiza. En fin.